domingo, 11 de enero de 2009

Eduardo Galeano (Uruguay, 1940)







La noche/1


No consigo dormir. Tengo una mujer atravesada entre los párpados. Si pudiera, le diría que se vaya; pero tengo una mujer atravesada en la garganta.


Pág. 78




La noche/2


Arránqueme, señora, las ropas y las dudas. Desnúdeme, desnúdeme.



Pág. 80





La noche/3


Yo me duermo a la orilla de una mujer: yo me duermo a la orilla de un abismo.


Pág. 82





La noche/4

Me desprendo del abrazo, salgo a la calle.

En el cielo, ya clareando, se dibuja, finita, la luna.

La luna tiene dos noches de edad.

Yo, una.




Pág. 84




Celebración de la amistad/1


En los suburbios de La Habana, llaman al amigo mi tierra o mi sangre.

En Caracas, el amigo es mi pana o mi llave: pana, por panadería, la fuente del buen pan para las hambres del alma; y llave por...

-Llave, por llave -me dice Mario Benedetti.

Y me cuenta que cuando vivía en Buenos Aires, en los tiempos del terror, él llevaba cinco llaves ajenas en su llavero: cinco llaves, de cinco casas, de cinco amigos: las llaves que lo salvaron.



Pág. 225



Las huellas digitales


Yo nací y crecí bajo las estrellas de la Cruz del Sur. Vaya donde vaya ellas me persiguen. Bajo la cruz del sur, cruz de fulgores, yo voy viviendo las estaciones de mi suerte.

No tengo ningún dios. Si lo tuviera, le pediría que no me deje llegar a la muerte: no todavía. Mucho me falta andar. Hay lunas a las que todavía no ladré y soles en los que todavía no me incendié. Todavía no me sumergí en todos los mares de este mundo, que dicen que son siete, ni en todos los ríos del Paraíso, que dicen que son cuatro.

En Montevideo, hay un niño que explica:


- Yo no quiero morirme nunca, porque quiero jugar siempre.



Pág. 255






El libro de los abrazos
Eduardo Galeano
Editorial Pehuén, Buenos Aires, 2002
259 Págs.

4 comentarios:

Abril dijo...

oh :( me lo debes, sabes?

Lobo dijo...

Lo sé, lo pagaré.

poto loco dijo...

Wow! No sabía que Galeano escribía poesía! Que hermoso! Voy a buscarlo! Me encanta tu blog!

Lobo dijo...

No es "literalmente" un libro de poesía, pero casi que sí...